Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

Más tarde o más temprano a todos nos llega la hora de cambiar de gafas, ya sea por que ha variado la graduación, se ha deteriorado la montura o simplemente por una cuestión estética o moda.

Es por ello que en este post intentaremos ayudarte a elegir la montura que más se adecua a tu rostro.

Para ellos definiremos cuatro tipos de rostros que abarquen la gran mayorías de rostros existentes:

  1. Rostro cuadrado

Si tienes la cara cuadrada debes evitar, dentro de lo posible, todas las monturas que sean cuadradas o con ángulos muy marcados, ya que al utilizar este tipo de montura, reforzarás las líneas cuadradas de tu rostro.

Las gafas ideales para este tipo de rostro son las redondeadas, aunque esto no quiere decir que siempre haya que usar monturas redondeadas, pero si es conveniente para contrarrestar las líneas de un rostro cuadrado.

2.  Rostro redondo

Si eres una persona con la cara redonda, debes rechazar elegir monturas redondeadas, ya que sino, acentuamos esa misma forma y la hacemos más evidente. El tipo de montura recomendable para este tipo de rostro son las monturas rectangulares, ya que estas producen un contraste de formas y consiguen suavizar las formas redondas.

3.  Rostro ovalado

Es la forma de rostro perfecta, pueden llevar cualquier tipo de gafas, ya que todos los tipos de forma les sienta bien, ya sea cuadradas, redondas o de tipo pera.

4.  Rostro alargado

Con este tipo de rostro, al ser el más estrecho, es más complicado acertar con la forma que más conviene. Se tiende a pensar que a estos rostros todas las monturas les quedan grandes y se suele buscar monturas muy pequeñas, pero esto es un error. La montura ideal es larga de altura y más corta de ancho, pero nunca con tamaños excesivamente grandes ni pequeños.

En resumen, y como truco, intenta evitas las formas que se parezcan a la propia del rostro.

También has de tener en cuenta, a la hora de elegir tus gafas, que éstas no sean muy pesadas y que tengan un material resistente. Pide siempre en tu óptica Blú que te expliquen el tipo de material que llevan las gafas.