Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

El oído es un órgano delicado que hay que cuidar. Debe protegerse de factores y agresiones externas y debe prestársele atención, más de la que en la mayoría de las veces se le presta. A veces, no nos damos cuenta de que nuestro oído ha sufrido hasta que escuchamos un pitido agudo o nos duele. Pero la salud y la protección de éste órgano es muy importante para prevenir posibles complicaciones futuras que mermen nuestra agudeza auditiva.

¿Cómo proteger nuestros oídos?

Los protectores más comunes son los tapones para oídos. Las personas con tendencia a contraer enfermedades del oído como la otitis o que hayan sido tratadas por problemas con este órgano deben tener especial cuidado con el agua o el ruido.

Existen tapones de diferentes materiales, de espuma, silicona, cera o algodón. El material dependerá de la necesidad de cada persona. Es importante que queden bien colocados para que aíslen el conducto auditivo del exterior, por eso es recomendable hacer uso de tapones hechos a medida y consultar siempre con un especialista cuál es el que más se adecua a tus necesidades.

¿Cómo mantener a salvo nuestros oídos del agua?

En pleno verano, y cuando los baños en piscinas y mar se multiplican, es totalmente recomendable hacer uso de tapones, especialmente aquellas personas con tendencia a tener problemas de oído. Los tapones recomendados para el agua son los anatómicos, realizados a medida por el audioprotesista,  ya que sellan el conducto auditivo a la perfección y no entra agua.

Entre esos moldes protectores para el agua, tenemos los Biopor, especialmente indicados para pacientes con tímpanos perforados. El agua puede agravar seriamente los problemas previos del oído o derivar en una enfermedad conocida como oído del nadador.

¿Es el ruido tan perjudicial para nuestra salud auditiva?

Sí, lo es. La exposición a entornos ruidosos durante un tiempo prolongado también puede derivar en un problema de salud auditiva grave. Sonidos por encima de 140 decibelios podrían romper la membrana de nuestro tímpano. Por eso, es básico proteger el oído de forma adecuada, también cuando estamos en un ambiente con mucho ruido. En conciertos, espectáculos de motor, deportes de tiro o trabajos en los que la persona está expuesto a sonidos elevados, lo ideal es usar moldes de este estilo, hechos a medida, para proteger tus oídos: