Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

¿Sabías que los alimentos que consumimos también influyen en la salud de nuestros ojos?

Y es que el aporte vitamínico que recibimos a través de los alimentos juega un papel muy importante en nuestra visión y en esto, los antioxidantes son los que más nos pueden aportar beneficios.

Por lo que, lo más normal tras leer esto es que nos hagamos la siguiente pregunta:

¿Cuáles son los antioxidantes que aportan más beneficios a nuestra vista?

De entre todas las sustancias que podemos encontrar en los alimentos, las más conocidas por ser beneficiosa para la salud visual, son la luteína, la zeaxantina, la
vitamina C, la vitamina E y el zinc.

Todas ellas ayudan a reducir el riesgo de ciertas enfermedades oculares como las cataratas o la degeneración macular. Además, hay estudios que demuestran que la incidencia de la luteína y la zeaxantina contribuyen a proteger nuestros ojos de las luces azules que proceden de las pantallas.

Tras tener claro que el consumo de antioxidantes es importante para el cuidado de nuestra vista, nos asaltará la siguiente duda:

¿Qué alimentos son los que contienen estas sustancias tan beneficiosas para mis ojos?

La col verde, la col kale, los guisantes, la papaya y por supuesto, los huevos. Concretamente la yema del huevo, que, aunque no nos aporte una gran cantidad de estos nutrientes, es el alimento a través del cual nuestro organismo los absorbe mejor, gracias a las grasas que se encuentran en ella – estos serían algunos de los alimentos que más luteína y zeaxatina presentan.

Por otro lado, la vitamina C, se encuentra principalmente en las frutas y verduras, aunque los alimentos que contienen esta sustancia en mayor cantidad son la guayaba, la grosella negra y el pimiento rojo. En cuanto a los alimentos que aportan más vitamina E al organismo, podemos encontrar productos muy diversos, como son el melón, las zanahorias, la avellanas o el aguacate.

Por último, sin olvidarnos del zinc, una sustancia esencial que juega un papel clave en el transporte de la vitamina A del hígado a la retina para producir melanina, pigmento protector de los ojos. La podemos encontrar en muchos alimentos, pero en los que hay mayor concentración de zinc son productos como la carne de ave, la avena o las almejas.