Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

Una de las principales causas de infección en invierno son el frío y el exceso de ruido, por lo que el uso de tapones, orejeras y gorros puede ayudar a prevenir este tipo de complicaciones. Es por esto que, durante los meses más fríos, también hay que prestar especial atención al cuidado de los oídos, ya que las otitis e infecciones no son solo cosa de las piscinas.

Pero, ¡no te preocupes! Te ofrecemos algunos consejos para que proteger tus oídos en esta época y evitar cualquier molestia

1. Evita los cambios bruscos de temperatura

Éstos, suelen ser más habituales en invierno, ya que se pasa de espacios con calefacción, a espacios más fríos con mucha facilidad. En estos casos, recomendamos ser precavidos y abrigarse antes de salir de los lugares cerrados, para mantener el calor corporal el mayor tiempo posible. Por ejemplo, antes de salir de casa asegúrate que llevas el gorro puesto, en lugar de hacerlo una vez fuera, así te asegurarás de que tus oídos están abrigados.

2. Uso de tapones

En los meses de frío los tapones te ayudan a reducir la contaminación acústica, especialmente si vives en grandes ciudades, donde hay exceso de ruido y tráfico. Te recomendamos utilizar tapones específicos que mitigan el ruido y, por tanto, el efecto sobre los oídos, protegiendo la audición.

3. Defensas en alerta

Infecciones como la gripe, catarros o resfriados pueden desembocar en otitis, es por eso, que es importante mantener las defensas altas, para luchar contra posibles infecciones. Para conseguir unas defensas fuertes es importante seguir una alimentación adecuada y saludable, basada en frutas y verduras, que nos aportan las vitaminas y nutrientes necesarios para hacer frente a posibles patologías que pueden acabar afectando a nuestros oídos.

4. Oídos siempre limpios

Mantener los oídos sanos depende en gran medida de la higiene. Para limpiarlos, evita el uso de bastoncillos u otros objetos similares, ya que pueden provocarnos lesiones, y opta por otros productos como los difusores de agua marina. Otro hábito importante es secarse bien los oídos después de ducharnos o bañarnos.

Todos estos pequeños hábitos pueden ayudarte a cuidar de tus oídos durante los meses más fríos del año y evitar infecciones indeseadas, pero no te olvides de que ¡la prevención es la clave! Si has sufrido de otitis o cualquier tipo de infección es conveniente realizar a una revisión auditiva en tu centro especializado Blú Servicios Ópticos y Auditivos.