Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

Descubre AUDIOBLÚ y empieza a sentir.

La presbicia o vista cansada consiste en la dificultad que tiene el ojo para enfocar a determinadas distancias. Este problema se debe a una pérdida de acomodación del cristalino con el paso de los años. El cristalino actúa como el zoom de una cámara de fotos, manteniendo enfocada la imagen que estamos viendo en la retina, ya sea de lejos o de cerca, gracias a la relajación o contracción de los músculos que son los encargados de variar su curvatura.

Esta falta de elasticidad del cristalino provoca visión borrosa en distancias cortas y afecta a un 85-90% de la población a partir de los 45 años. Según algunos expertos, en miopes suele darse más a partir de los 50 años, y en hipermétropes a partir de los 40-45 años.

SÍNTOMAS

Algunos de los síntomas que pueden indicar la presencia de presbicia o vista cansada son los siguientes:

1. Dificultad para leer letras pequeñas.
2. Alejar los objetos para ver bien los detalles.
3. No lograr ver con nitidez los objetos que están delante.
4. Dolor de cabeza.
5. Enrojecimiento de los ojos
6. Sequedad ocular
7. Ojeras o bolsas en los ojos
8. Cansancio en los ojos.

En caso de sufrir algunos o todos estos síntomas, es recomendable que acudas a un profesional, con el fin de determinar si se trata de esta afección. En Blú Servicios Ópticos Auditivos contamos con profesionales ópticos optometristas colegiados y con la tecnología más moderna y avanzada para realizar los exámenes más exhaustivos.

CONSEJOS PARA REDUCIR LA PRESBICIA Y TRATAMIENTOS

La presbicia no se puede prevenir ni tampoco se puede evitar su progresión, ya que es un síntoma de envejecimiento natural, pero si puede tratarse para reducir las molestias que puede causar de unos hábitos y tratamientos.
Te contamos algunos ejemplos de buenas prácticas que pueden ayudar:

– Si trabajas frecuentemente con el ordenador, realiza al menos una pausa de 30 minutos al día. Relaja tu vista mirando, por ejemplo, el paisaje de fuera de la oficina.

– Una alimentación saludable, rica en frutas y verduras, y evitar el tabaco pueden retrasar la aparición de esta dolencia, contribuyendo a una buena salud ocular.

– Un ámbito de lectura adecuado. Asegúrate de que se dan las condiciones adecuadas para la lectura, fundamentalmente una correcta iluminación.

– Utilizar gafas de sol durante todo el año. El sol es uno de los principales motivos de envejecimiento ocular. Proteger nuestros ojos de los rayos solares es fundamental, tanto en verano como en invierno.

En cuanto a los tratamientos para la presbicia, se puede corregir con diferentes ayudas visuales, gafas, lentes de contacto y cirugía. La solución más cómoda y menos invasiva son las gafas.

Estos son los tres tipos fundamentales de gafas para la presbicia:

Gafas de lectura
Esta es la solución más rápida pero no la más recomendada. Este tipo de gafas te permite ver bien de cerca sin que fuerces la vista. La gran desventaja es que tienes que estar todo el tiempo quitándotelas y poniéndotelas, algo que puede resultar incómodo.

Es muy importante que no adquieras este tipo de gafas en sitios no especializados, puesto que esto puede traer consecuencias para tu vista en el futuro. Siempre cuenta con la opinión de un profesional para conseguir unas gafas de calidad.

Gafas bifocales
Estas lentes tienen dos graduaciones diferentes que corrigen errores o defectos refractivos en la visión de cerca y de lejos. En el pasado, eran la mejor solución para la gente que tenía presbicia hasta que se inventaron las lentes progresivas. En las gafas bifocales hay una pequeña zona abajo dedicada a la visión de cerca, y todo el resto de la gafa a visión lejana.

Gafas progresivas
Este tipo de lente se caracteriza porque facilita la visión en todas las distancias (cerca y lejos). Su nombre se debe a la corrección progresiva de la visión en las diferentes distancias, pues la lente pasa de la corrección en lejos (zona superior) a corrección en distancia intermedia, hasta la corrección en distancias próximas, todo esto de una forma suave y progresiva.

Si después de leer este artículo crees que puedes padecer de presbicia o visión cansada, no dudes en acudir a tu óptica Blú, donde contamos con profesionales que someterán tu vista a análisis exhaustivos, con el fin de determinar cuáles son los motivos de tu problema visual y te ayudarán a conseguir la mejor solución.